Consultas: 947 079 305 | 806 533 704

Cómo saber mí destino

saber futuro amor

Personas de todo el mundo tienen inquietudes sobre su futuro, sobre si tendrán un buen trabajo, como irá su relación con su pareja, sobre la salud que se resiente u otras muchas circunstancias que la vida ante el ser humano.

Pero hay diferentes formas en las que las personas pueden saber su futuro y responder a aquella eterna cuestión que se formula de: ¿Cómo saber mi destino?

Hay opciones para, al menos, tratar de que nos respondan a preguntas que tienen que ver directamente con ese incierto porvenir. Hoy uno de esos sistemas que responden a cómo saber mi destino es el de la cartomancia, la posibilidad de saber el futuro mediante el empleo de las cartas.

La baraja puede ser la española, con sus cuatro palos –bastos, copas, espadas y corazones- donde cada una de las cartas estará relacionada con la vida y el devenir de la persona, es curioso por qué a estas cartas se las llama arcanos menores y forma parte de un mazo tremendamente funcional.
consulta tarot
Ese mazo es el tarot compuesto por los arcanos menores, los cuales pueden ser muy resolutivos, y los arcanos mayores, aquellos que tiene representadas 22 figuras: Las cartas de los arcanos mayores, 22 en total, son: El Mago, La Sacerdotisa, La Emperatriz, El Emperador, El Hierofante, El Enamorado, El Carro, La Justicia, El Ermitaño, La Rueda de la Fortuna, La Fuerza, El Colgado, La Muerte, La Templanza, El Diablo, La Torre, La Estrella, La Luna, El Sol, El Juicio, El Mundo y El Loco.

El Loco podría ser la carta cero pero todas ellas, en su conjunto, se las conoce como los Triunfos o “por encima de todo”. Aquellas que tienen las pistas y claves del futuro de la persona.

Las cartas del tarot para tu futuro

El buen tarotista es aquel que conoce a la perfección las cartas y sus variables significados en función de las otras cartas que acompañan la tirada y completa la predicción. Hay tremendos vaticinios realizados gracias a las cartas del tarot e, incluso, jefes de Estado consultan determinadas acciones en tomar.

En alguna ocasión habrá visto, en las cercanías de monumentos y plazas públicas a personas que dicen poder ver el futuro en la mano. No es un asunto baladí pues un saber ancestral.

El sistema de cómo saber mi futuro es la lectura de las líneas de la mano o quiromancia, también es llamado quirología teniendo como objeto de estudio las líneas y montes que se encuentran en las palmas de las manos. La Ciencia no encuentra argumentos para poder explicarlo satisfactoriamente pero, sin embargo, no explica los aciertos que se producen gracias a la misma.

En las líneas de la mano estaría escrito todo lo que afecta a la persona, en el presente y el futuro, todos tenemos una M en la palma de la mano y no por ello, como dice la leyenda negra, es la llamada de la muerte, todo lo contrario. En la mano encontramos la línea de la vida y muchas otras zonas de interés con convergencia en el futuro.

La mano presenta características que varían de una persona otra, se suele leer siempre la mano derecha dando igual que la persona sea diestra o zurda, es lo que se considera la mano dominante. La mano derecha de la persona extendida, palma visible donde se muestran las líneas mayores y las líneas menores donde tenemos tres principales y numerosas secundarias que determinarán la predicción.

La quiromancia lleva a la persona a interpretar, de forma correcta, el futuro en función de lo que nos dicen las líneas y que determinarán que sucederá a la persona.

Esta fue muchos años una práctica prohibida pues se relacionaba con el paganismo, con la herejía, con la brujería y, por tanto, estaba penado con la hoguera.

Cuando la persona se pregunta por cómo saber su porvenir también es un método recurrente acudir a personas que tiene la capacidad de ver el futuro. No es fácil encontrar a personas que pongan en suerte este don tan particular.

Videncia para conocer el destino

El clarividente precisará de estar en un estado de concentración, sin molestias, óptimo para poder, de alguna forma, acceder a lo que está por venir. La clarividencia es la facultad mediante la cual la persona dotada pues establecer una conexión con los sucesos futuros.

Los videntes pueden usar como método de apoyo las cartas del tarot, estar físicamente con la persona o de forma remota, al teléfono, simplemente con la voz de la persona como guía.

La visión remota o clarividencia remota es aquella que se realiza mediando una barrera entre vidente y consultante, una barrera física que puede ser la distancia entre ellos dos, separados por kilómetros de distancia. Pero la visión remota, debido a esa facultad, es factible y las predicción igualmente válida.

El vidente puede entrar en un estado alterado de consciencia o, por el contrario, gracias a una especial concentración comenzar a visualizar imágenes que comunica a la persona y que estará relacionada con ella y con su futuro. El grado de acierto es el que determina la efectividad del mismo siendo calificado por sus dotes y exactitud al pronosticas.

Métodos de cómo saber el futuro, mi futuro, hay muchos, estos sólo son algunos de los más consultados en la actualidad pero desde el más lejano pasado ha habido sistemas que pretendían, consiguiéndolo o no, acertar con el devenir de la persona. El fin último, y primerio, de la videncia, del tarot o de la quiromancia es prestar su ayuda al consultante, a aquel que se hace la eterna pregunta: “¿Cómo saber mi futuro?”. Ahí están los medios, suya es la decisión.

Tarotistas Honestas

Tarot serio y sin gabinete

El tarot auténtico no puede ser ejercido desde un lugar en el cual son muchas las personas que hacen la misma labor.